sábado, 17 de marzo de 2012

Discurso de orden del Presbítero Oscar Matute Ortiz en el marco de las fiestas patronales en los eventos religiosos llevados a cabo en la actividades concernientes a su programación religiosa.

Muy estimado alcalde del Municipio San José de Guanipa: Profesor Pedro Martínez:
Estimado presidente de la cámara edilicia del Municipio San José de Guanipa John Natera y demás concejales
Señor Administrador de la Alcaldía, Licenciado: León Santaella;
Señor Gustavo Hernández, Director de Cultura.
Autoridades policiales y militares, si están presentes,
Señores servidores de las comunidades y Barrios de la Localidad.
Señores y señores de los grupos apostólicos de la parroquia San Jose
Señores y señoras. Amigos presente
Agradezco de parte de la cámara edilicia y del estimado amigo Cronista de la Ciudad Rosauro Caraballo por haberme elegido como orador de orden en este día lleno de euforia y alegría cuando estamos cerca ya por celebrar el día de san José, Patrón de esta población pero también Epónimo de este gran Municipio pujante de la zona Sur del estado Anzoátegui. Al abordar este discurso me es obligado no dejar de lado a una tierra que ha sido emporio y grandeza en la geografía del estado Anzoátegui. No es prematuro decir lo que esta en juego . Hontanares de aguas nacen en esta territoriedad que fue enlace de sabiduría y conocimiento para el veterano científico de la naturaleza, de la geografía, de la antropología como fue Alejandro Humboldt quien en 1798 se paseo por esta pavoneada tierra de la verticalidad solariega y del suspiro sabanero de una pampa que era vértice emblemática para un aborigen que se había internado desde la Amazonia y se había introyectado en esta pampa de sutiles ambientes geográficos al compas de riquezas internas que no se veían a flor de piel. La madurez del tiempo asoma el panorama de una tierra que está llena de despiertos escenarios y de un ambiente magistral para hacer de los seres humanos tierra de promisión y revuelo en el progreso, desarrollo y ambiente humano que proporcionara con el tiempo mecanismos de riquezas, tal vez, no bien planificadas, organizadas, pero sabiendo que en ella no mueren, el hombre mismo por su vital inteligencia y dedicación con ánimo puede transformar y hacer de la misma, un emporio de vida y de salubridad. Se transito casi un siglo sin tocar tal vez las fibras de una tierra que mana leche y miel como se lo había prometido Dios Iahveh al animado y destacado líder de la sabiduría religiosa, pero también destacado líder de las opciones políticas de aquel pueblo de Israel. La lucha no debe descansar cuando los vientos soplan en la dirección correcta. Entendido se ha tenido que esta población nació hacia los comienzos del siglo XX, por iniciativas de hombres que no se doblegaron por la inercia del tiempo, cuando se sabía que quien gobernaba para aquellos tiempos creía que la ignorancia de los pueblos es el mejor aliado para vencerlos y aplastarlos. Todo tiene un giro que se marca por la preocupación no de muchos, pero si hay hombres que mueven la palanca de la historia y van haciendo de la historia un contundente motor que mueve el apetito entusiasmado de hombres pregoneros que quieren trasformar el universo como se lo requería el mismo Dios a Adán, pero que el siglo XIX,el sociólogo, ecomista, Carlos Marx decía que el mundo había sido interpretado, pero jamás había sido transformado. He aquí la clave para en lo político, económico, social, cultural y espiritual haya una renovación constante en los hilos conductores de la historia para que no quedemos en la ignorancia de lo bueno que estar por venir. Ya lo decía Bolívar: Un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción. Por eso hermanos quienes tienen las riendas de lo político, de lo económico, de lo social, de lo

Educativo, de lo espiritual, no demos nuestros brazos a torcer para que no brille la ignorancia de la gente y el desanimo en nuestro pueblo. El principal eslabón para hacer de la gente una pedagogía de la ignorancia, es no educarla y manipularla como decía muy bien Paulo Frei, ese gran pedagogo brasileiro.

En el siglo XX y a comienzos de la década del 50 en un crecimiento sostenido, el poblado de San José de Guanipa irrumpe históricamente con una estampida de feligreses que rompe el escenario cautivador de la fe cristiana, soporte de lo grande y cielo de lo alto para aquellos que aman a Jesucristo Camino, Verdad y vida que conduce hacia el Padre Celestial.

Mons. Juan José Bernal Ortiz autentico pastor que se pavoneo por toda la Diócesis de Santo Tomas de Guayana, bien fuera en burro, caballo, mula, lanchas, veleros barcos ; fue el mentor de nuestra querida, amada y apreciada parroquia de San José, donde tuvo la voluntad conjuntamente con el pueblo sembrar un templo, que es símbolo emblemático en lo espiritual de este muy querido terruño que a través del tiempo y la historia en estos 60 años de creado por la manos generosas del pueblo de San José, a través de la venta de animalitos y la colaboración de personas generosas se pudo lograr una templo para el servicio litúrgico, la predica de la palabra de Dios, la celebración de los sacramentos y las actividades catequísticas que se imparten en dicho recinto Sacro. De allí ha nacido una inmensa cantidad de cristianos llámense católico o llámense cristianos libres. Si no existiera la Iglesia católica, no hubiera protestante, porque ellos nacieron de ella, a la cabeza con Lutero, un cura que se volvió protestantes..Nada nace de la nada, todo tiene una causa nos dice Aristóteles. Son 60 años de servicio prestado a la comunidad católica, que en su fundamento cristiano porque se sigue a Jesús de Nazaret, con diversas devociones que en el se han llevado cabo, ha sido durante esta temporada, un alivio para el alma agobiada, que busca senderos mas allá de lo humano, recordando con esto que somos seres espirituales, y que por lo tanto nuestras almas necesitan de clínicas espirituales, y los templos son eso, la Casa de oración donde cada quien alivia sus penas y sus situaciones difíciles cuando se siente abatidos por los agobios de la vida. Los templos nos lo dice el propio Jesús, son casas de oraciones. Ante este criterio el papa Benedicto XVI en su reciente libro escrito por el sobre Jesús de Nazaret, nos dice: En el templo se acercaron a Jesús ciegos y tullidos y los curo “Al comercio de animales y al negocio con los dineros, Jesús contrapone su bondad sanadora. Esta es la verdadera purificación del templo. Jesús no viene como destructor; no viene con la espada del revolucionario violento: viene con el don de la curación y la sanación. Se dedica a quienes son relegados al margen de la propia vida y de la sociedad a causa de su enfermedad. En cierta forma el Papa alienta que los templos son necesarios aunque cada quien tiene su propio templo en su corazón, templo que no debe ser degradado por las conductas indeseable de muchos humanos, sin embargo uniendo el templo estructural con el templo espiritual se formaría una sinfónica estrella que enaltece el ornato de nuestra propia existencia para cobijar la esperanza que nunca termina pero que se da en la base de la vida estimulada por los valores espirituales y morales ,que se aprenden allí donde hay un líder que pueda auxiliar a los cristianos con beneplácitas palabras que edulcoren el alma y la vida de las personas.
Por este templo de San José durante 60 años han servido en sus especialidades eclesiásticas y espirituales no menos de 25 sacerdotes que han prestado su servicio por el bien de las almas de los cristianos, por el bien de la población llevando la palabra amena y serena gigante del Evangelio de Jesucristo. Se han dado en amor, paz, sabiduría, espiritualidad, trabajo, laboriosidad y fuerza espiritual para agigantar la vida y enaltecer los valores cristianos de cada Guanipense. Un templo que lleva por nombre San José de Guanipa, es el enlace del criollo con el judío, es el dúo ejemplo de dos personajes que han motivado el hilo histórico de un pueblo que se enaltece con esta dupla humana y humilde porque tanto Guanipa como José de Nazaret, fueron dos seres que brillaron en la humildad, la solidaridad y el silencio munifico. A ninguno de los dos se le conocen palabras, sino descripciones que por si solas hablan, sin escuchar de ambos un discurso, una palabra, un grito, un vocerío, una arenga. Vivieron cada quien en su lugar y en su momento histórico, cada quien con su idiosincrasia, cada quien con su misión. San José la misión de ser custodio de Jesús y María, por el encargo directo y encomiable del mismo Dios quien se le manifestó para ser grande en la historia de la iglesia y la humanidad amorosa y cristiana. Guanipa se caracteriza por ser custodio de una gran planicie donde habitaba el otro semejante a él. Nunca dejo solo su rebaño, La ancha pampa Guanipense era desde el Orinoco hasta las encumbradas zonas de Orocopiche, Pariri y Ocopi un escenario abierto para la libertad, la igualdad y la protección entre ellos mismos entre el Karina y El Caribe. En este sentido mucho ha de loarle en sus funciones de personas gratas para enaltecer la belleza espiritual de un pueblo que se hace pujante por sus riquezas inconmensurable, no por su territorio que está lleno de riquezas en su suelo y subsuelo, sino por sus riqueza humanas que allí conviven y laboran en el frenesí de la esperanza, del desarrollo, de la igualdad de la transformación de conciencia, de el progreso y de la fe. Porque en san José de Guanipa han nacido una pléyades de hombres y mujeres que han fraguado un farol de bienestar y empuje y modelo para enaltecer su criollidad Guanipense. Son comunes los lazos que la historia identifica en este poblado. Margariteños, cantuarienses, tigrenses, pariaguanses, marabinos, andinos, caraqueños, bolivarenses, llaneros han mantenido un vigor de sangre que se consustancia con una reciproca correspondencia en el devenir histórico de este terruño. No son los decenios de años que hacen los desarrollos de los pueblos, sino la venturosa dedicación sostenible en el marco del escenario de la dedicación, del ánimo, de la voluntad de los pregoneros que quieren salir adelante con su esfuerzo, su trabajo, su temple, que calibra el desarrollo el progresa y el bienestar. Si no hubiese hombre y mujeres dedicados al estudio y al trabajo como nos lo indica la Constitución en su artículo 3, es evidente que los sitiales se quedaran en el atraso. San José y Guanipa fueron hombres de trabajo que su vetusta dedicación en la carpintería, en la agricultura en la pecuaria, jamás podía haber alimentado a Jesús y María, de igual manera su supo trabajo el cacique Guanipa. La flojera, la desidia, el robo, la muerte no nos lleva al paraíso de la vivencia cotidiana. Los pueblos se enaltecen son con el trabajo y el estudio, cuando esta dupla tenga su escenario en funcionamiento, podemos decir estamos y vamos bien. Los pueblos no se pueden dar por vencidos cuando haya cerebros y manos convencidas. Ya lo decía José Félix Rivas en la batalla de la Victoria, el que no piensa vencer, ya está vencido. Por eso amigo Guanipense en tus manos está un escenario: trabájalo, estúdialo y sígnalo por las buenas maneras, engrándeselo cuando te sienta que el pueblo de San José de Guanipa es tu pueblo.
Y como colofón y agradecimiento antes ustedes, agradezco al señor Alcalde, a la cámara edilicia, al Señor Cronista de la Ciudad Rosauro Caraballo, el gesto noble y enaltececedor de haber escogido al recinto sacro de esta localidad como monumento cultural y de fe de este `poblado de San José. Se lo merecía en 60 años por cumplirse el 28 de julio del año en curso. Mil agradecimientos. Mil Gracias, mil bendiciones, Dios les bendiga siempre en sus trabajos y laboriosidad por el pueblo de san José que está en la pampa Guanipense. Parafraseando a Rómulo Gallegos en la Novela Bárbara, les digo: Llanura Guanipense, Propicia para el esfuerzo, como lo fue para la hazaña, tierra de horizontes abiertos, donde una raza buena: Ama, Sufre y espera. Pueblo de Guanipa que se abre a la esperanza, pueblo que se abre a la vida, pueblo que como lo decía el poeta Heli Colombani tiene un sueño y una Esperanzas. Señores y señoras: he dicho.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada