lunes, 28 de marzo de 2011

Homilia del Padre Matute en Cabudare.




Por una invitacion que me hizo el Padre Blisario Sanchez nativo de Valle de la Pascua, pero que fue capellan militar del ejercito venezolano en Caracas, el Padre Sanchez como buen llanero hizo pproezas en la sabana, pero tambien en la capital de la Republica. Por ello, trabajo en Zaraza en la parroquia San Gabriel Arcangel . Alli el Padre Sanchez realizo una labor pastoral, por cerca de 6 años y luego se fue a cabudare, estado Lara. Por invitacion de El y amigo de E, este servidor celebro en una semana varias misas. Hubo una especial que hablaba sobre la justicia en Isaias, y el Eavnegelio de Mateo. La justicia en la Biblia tiene signos de santidad. Sean Justo como es vuestro Padre Celestial. Partimo desde nuetsro criterios religios y de fe, que debemos alcanzar la perfeccion desde el plano terreno. Nadie esta excento de ser santo. Todo bautizado esta llamado a la santidad que se traduce en justicia biblica. Todo santo practica la justicia y cuando se trata de una justicia que viene de Dios, ella la deben vivir todos los bautizados: Papas, Obispos, Sacerdotes, religiosas, religiosos y laicos. Isaias es el gran profeta de la justicia, que la justicia y la paz se besen. La justicia y la paz deben de ir a un encuentro y quienes deben de aplicar ese sentimiento, pero tambien esa virtud y ese don del espiritu Santo deben de ser los cristiano y todo hombre y mujer de buena voluntad. Por eso, Jesus, el santo dentro de los santos nos abre camino y espacios para vivenciar la justicia y la paz, Jesus se convierte en el nuevo Isaais hablando de la justicia y la paz. Por eso Jesus se convierte en el principe de la paz. Jesus era muy adicto a la lectura de Isaias. Debemos recordar cuando tomo el libro de Isaias y abrio en camino en su predica, en su Kerigma hablando de que El Espiritu del Señor estaba sobre, para anunciar la buena a los pobres, liberar a los oprimidos, darle de comer a los hambrientos, traer el año de la gracia, del acercamiento y la vivencia en Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada