miércoles, 1 de febrero de 2012

Reflexion del Evangelio de Hoy por Padre Matute


† Lectura del santo Evangelio

según san Marcos (6, 1-6)

Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, Jesús fue a su tierra en compañía de sus discípulos. Cuando llegó el sábado, se puso a enseñar en la sinagoga, y la multitud que lo escuchaba se preguntaba con asombro: “¿Dónde aprendió este hombre tantas cosas? ¿De dónde le viene esa sabiduría y ese poder para hacer milagros? ¿Qué no es éste el carpintero, el hijo de María, el hermano de Santiago, José, Judas y Simón? ¿No viven aquí, entre nosotros, sus hermanas?” Y estaban desconcertados.

Pero Jesús les dijo:

“Todos honran a un profeta, menos los de su tierra, sus parientes y los de su casa”. Y no pudo hacer allí ningún milagro, sólo curó a algunos enfermos imponiéndoles las manos.

Y estaba extrañado de la incredulidad de aquella gente. Luego se fue a enseñar en los

pueblos vecinos.

Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.

Sobre Jesus los mismos del pueblo hacen muchas interrogantes de la persona de Jesus de Nazaret. es evidente que Jesus se crió en medio de ellos, pero ellos en su profundidad no estaban enterado de que Jesus iba creciendo en sabiduría, estatura y gracia del Padre. esto elementos se les había escapado a los que estaban por allí cerca de El, y tambien de algunos familiares. Bien conocido era esto para Jose y Maria que si sabían perefectamente lo que significaba Jesus para ellos, ya el ángel le había dicho a Maria quien seria Jesus y Jose estaba enterado por las referencias que siempre le decía Jose. Por ello vemos en este escenario un momento critico para Jesus. Hay mucha gente creyente incrédulos como lo decía el gran filosofo Ignacio Lep.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada