martes, 27 de septiembre de 2011

Reflexion del Evangelio en este Dia por el Padre Matute



Lectura del santo Evangelio

según san Lucas (9, 51-56)

Gloria a ti, Señor.

Cuando ya se acercaba el tiempo en que tenía que salir de este mundo, Jesús tomó la firme determinación de emprender el viaje a Jerusalén. Envió mensajeros por delante y ellos fueron a una aldea de Samaria para conseguirle alojamiento; pero los samaritanos no quisieron recibirlo, porque supieron que iba a Jerusalén.

Ante esta negativa, sus discípulos Santiago y Juan le dijeron: “Señor, ¿quieres que hagamos bajar fuego del cielo para que acabe con ellos?”

Pero Jesús se volvió hacia ellos y los reprendió.

Después se fueron a otra aldea.

Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús


Siempre Jeus se encontro obstaculos que le pertrubaron la vida tanto a El , como a sus discipulos. Cuando se acercaba el tiempo del triduo pascual Jesus sintio la nostalgia de encaminarse a Samaria. Cuando estaba en samaria los samaritanos no le quisieron alojar, ya que los samaritanos eran enemigos de los judios, y porque Jesus era Judio menos. Ante esta incomprension de los samaritanos hacia Jesus y sus spostoles, observamos que algunos apostoles, entre ellos los hijos del trueno quisieron vengarse de los samaritanos enviándole fuego de destrucion, para que los samaritanos quedaran destruidos de una vez para siempre. Ante esta actitud Jesus los amonesta y los reprende. Los reprehende porque esa no debe ser la actitud de un seguidor de Jesús. Luego donde quedaba el perdón, el amor, la comprensión hacia el enemigo. Ciertamente que Jesús les habia dicho que los enviaba a este mundo entre lobos, que fuera manso como las palomas y astutos como las serpientes. No todos los iban a aceptar. No todos le iban a cantar gloria a Dios, no todos le iban a decir amen. Siempre se irían a encontrar gente que no iban a estar de acuerdo a su enseñanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada