sábado, 31 de diciembre de 2011

Reflexion del Evangelio de Hoy por Padre Matute



Santo Evangelio

según san Juan (1, 1-18)

Gloria a ti, Señor.

En el principio ya existía aquel que es la Palabra, y aquel que es la Palabra estaba con Dios y era Dios. Ya en el principio él estaba con Dios. Todas las cosas vinieron a la existencia por él y sin él nada empezó de cuanto existe. El era la vida, y la vida era la luz de los hombres.La luz brilla en las tinieblas y las tinieblas no la recibieron.

Hubo un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan. Este vino como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él.

El no era la luz, sino testigo de la luz.

Aquel que es la Palabra era la luz verdadera, que ilumina a todo hombre que viene a este mundo. En el mundo estaba; el mundo había sido hecho por él y, sin embargo, el mundo no lo conoció.

Vino a los suyos y los suyos no lo recibieron; pero a todos los que lo recibieron les concedió poder llegar a ser hijos de Dios, a los que creen en su nombre, los cuales no nacieron de la sangre, ni del deseo de la carne, ni por voluntad del hombre, sino que nacieron de Dios.

Y aquel que es la Palabra se hizo hombre y habitó entre nosotros. Hemos visto su gloria, gloria que le corresponde como a Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.

Juan el Bautista dio testimonio de él, clamando: “A éste me refería cuando dije: ‘El que viene después de mí, tiene precedencia sobre mí, porque ya existía antes que yo’ ”.

De su plenitud hemos recibido todos gracia sobre gracia. Porque la ley fue dada por medio de Moisés, mientras que la gracia y la verdad vinieron por Jesucristo. A Dios nadie lo ha visto jamás. El Hijo unigénito, que está en el seno del Padre, es quien lo ha revelado.

Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.

Dios es dueño de la historia y Dios se encarno en la historia a través de su palabra. Su hijo existía en la coeternidad, vino al pueblo de Israel como la luz y la vida pero fue rechazado por sus mismo condescendientes . Juan Bautista habia venido como testigo de la luz, pero no era la luz, había habaldo de la luz, por eso en este nuevo debemos y tenemos que reconocer que Jesus es la luz del mundo que va iluminando a todos, no se quedo en un área, abarca todo el area terráquea. y eso es muy importante. Un nuevo año ventila acontecimiento muy difíciles para el mundo, la economía europea esta en crisis, América camina hacia un socialismo que no promete nada, sino destrucción de los productores y la gente esta siendo cada día mas desamparada por la inseguridad personal y de sus cosas propias. África tambien ha entrado en crisis, Asia va en un rumbo firme pero lento, Oceanía tiene una debacle ecológica, todo va desplazándose como un bólido complicado, los mayas anuncian el fin del mundo, tal vez para ellos, sin embargo, ha tenido su repercusión en muchas áreas mundiales. Por eso hay que preguntarse que nos depara el año 2012. Que debemos aportar cada uno de nosotros, cuales herramientas estamos manejando para que nuestro mundo sea mejor y no tan complicado, sin embargo no debemos quedarnos con las reflexiones mundiales, debemos preguntarnos por nuestra nación que pasara en nuestra nación cuando sabemos que se acerca un año electoral, y que la gente se ve burlada en sus mejores intenciones, cuando hay una delincuencia desatada, la seguridad es muy poca, el área de trabajo muy mermmada porque muchas industrias y empresas han quebrado, la corrupción golpea la moral de la patria, los políticos cada día son mas mentirosos, y el pueblo cada día se ve mas frustrado. A que nos puede llevar todo esto. El desespero es peligroso, porque como dice Medellin millones de venezolanos viven una situacion de frustraccion que no escuchan una voz que los acompañe en este escenario difícil. ante esta situacion el venezolano debe acercarse mas a Dios, debe cada dia fundamental mas su fe, una fe que debe ser inquebrantable ante tanta desidia social y humana. de alguna manera el Papa Benedicto XVI habla del año Santo de la Fe, para impulsar mas la espiritualidad y dejar que el hombre piense tanto en el materialismo tanto del capitalismo como del marxismo. Tiene que haber una tabla de salvación y esta tiene que ser la Fe en Jesus quien da el valor optimo de la vivencia humana y espiritual. Cuando cada día nos atrevamos a vivir el entendido de Jesus de Nazaret, podemos decir que el reino de Dios ha comenzado en el ya pero todavía no, pero con una esperanza posible que otra manera de pensar sera mejor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada