sábado, 15 de octubre de 2011

Reflexion del Evangelio de Hoy por Padre Matute



Lectura del santo Evangelio

según san Lucas (12, 8-12)

Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos:

Yo les aseguro que a todo aquel que me reconozca abiertamente ante los hombres, lo reconocerá abiertamente el Hijo del hombre ante los ángeles de Dios; pero a aquel que me niegue ante los hombres, yo lo negaré ante los ángeles de Dios.

A todo aquel que diga una palabra contra el Hijo del hombre, se le perdonará; pero a aquel que blasfeme contra el Espíritu Santo, no se le perdonará.

Cuando los lleven a las sinagogas y ante los jueces y autoridades, no se preocupen de cómo se van a defender o qué van a decir, porque el Espíritu Santo les enseñará en aquel momento lo que convenga decir”.

Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.


Hay gente que supuesta mente ama a Jesucristo, pero a veces cuando vienen las calamidades, se les hace imposible mantener el criterio de permanecer firme ante las decisiones de Dios. El caso de la parábola del sembrador donde notamos cuatros granos de trigo que caen en diferentes escenario, pero hay solamente un escenario que es fertilidad, aquellos que aceptan, comprenden y viven la palabra de Dios cotidianamente. Estos produiciran frutos uno el 30, otros el 60 y otro el 100 por cientos, Dios no quiere producción unilaterañemente de nadie. Es lo que pasa con lo que Jesús dice hoy que aquellos que lo nieguen delante de los hombres , El los negara tambien delante de los ángeles, es decir, de los mensajeros de Dios; otro aspecto que dice Jesús es cuando los detengan por la causa de El, que no se preocupen de lo que van a decir, El espíritu Santo, El Abogado intecedera por cada quien, las palabras humanas a veces lo que hacen es enredar la las cosas, mientras que le damos el espacio ha Dios para que el hable por nosotros las cosas saldrán muy airosas. es dejarse llevar de la voluntad de Dios y actuar en capacidad de lo que nos indica el paráclito, el Abogado, el defensor que es el Espíritu Santo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada