martes, 3 de enero de 2012

Reflexion del Evangelio de Hoy por Padre Matute

† Lectura del santo Evangelio

según san Juan (1, 29-34)

Gloria a ti Señor.

En aquel tiempo, vio Juan el Bautista a Jesús, que venía hacía él, y exclamó: “Este es el Cordero de Dios, el que quita el pecado del mundo. Este es aquel de quien yo he dicho:

‘El que viene después de mí, tiene precedencia sobre mí, porque ya existía antes que yo’. Yo no lo conocía, pero he venido a bautizar con agua, para que él sea dado a conocer a Israel”.

Entonces Juan dio este testimonio: “Vi al Espíritu descender del cielo en forma de paloma y posarse sobre él.

Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: ‘Aquel sobre quien veas que baja y se posa el Espíritu Santo, ése es el que ha de bautizar con el Espíritu Santo’. Pues bien, yo lo vi y doy testimonio de que éste es el Hijo de Dios”.

Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.


Juan Bautista presenta a algunos discipulos de El a Jesucristo como el Cordero de Dios: He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, He aquí la Oveja que sana, que cura, que viene en pos del reino de Dios. San Juan con esto esta Evangelizando; aunque algunos dicen que Juan Bautista fue discípulo de Jesucristo, pero entendiendo esto como una sutil vivencia, no es que Juan fuera el grande, no hubiese dicho " no soy digno de desatarles las correas de sus sandalias". Sin embrago, a Juan en algunos otros pasjes le habia entrado la duida si Jesus era el Mesias o habria que esperar otro. Esto de alguna manrea crea encontronazos dificikles de desuadir, sin embargo los discipulos de juan habian visto las obras de Jesus y con eso bastaba para que pudiera quedar contento y asegurarse que Jesus era el Mesias, por sus obras los conocereis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada